miércoles, 30 de septiembre de 2009

David Plante , sobre el anhelo de escribir

Sólo puedo decir que la única manera de saber si uno es o no escritor es sentirse poseído por cierto anhelo. No somos escritores por el mero hecho de que nuestros libros sean publicados y obtengan críticas excelentes y nos proporcionen suficiente dinero en concepto de derechos de autor como para vivir en un penthouse en la ciudad o en una villa en el campo. Somos escritores si preferimos escribir a hacer cualquier otra cosa, si estamos constantemente abrasados por el anhelo —semejante al que podríamos sentir por un amante que estuviera siempre fuera de nuestro alcance —de expresar con palabras aquello que sabemos que las palabras, por mucho que se acerquen, jamás podrán alcanzar. ¿Pero acaso tenemos otra manera para expresar ese anhelo inexpresable? El impulso de cumplir ese deseo , esa extraña añoranza nacida de la sensación de captar algún significado profundo en todo, en tratar de comprender nuestro anhelo, es lo que nos lleva a escribir.. (animus/ número 4).