lunes, 29 de diciembre de 2014

"¿ASÍ QUE QUERÉS SER ESCRITOR?" por Charles Bukowski.
Si no te sale ardiendo de adentro,
a pesar de todo, no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón 
y de tu mente, de tu boca
y de tus tripas. Si no, no lo hagas.
Si tenés que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla de la computadora
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras, no lo hagas.
Si lo hacés por fama o dinero, no lo hagas.
Si lo hacés porque querés mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tenés que sentarte y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo, no lo hagas.
Si estás intentando escribir como cualquier otro, olvidalo.
Si tenés que esperar a que salga rugiendo de vos,
esperá pacientemente.
Y si nunca sale rugiendo de vos, hacé otra cosa.
Si primero tenés que leérselo a tu esposa,
a tu novia, a tu novio, a tus viejos o a cualquiera,
no estás preparado todavía.
No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de personas
que se llaman a sí mismos escritores,
no seas insípido, aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse con esa gente.
No seas uno de ellos. No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete, a no ser que quedarte quieto
pueda llevarte a la locura, al suicidio o al asesinato.
Si no, no lo hagas.
A no ser que el sol dentro tuyo
te esté quemando las tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si fuiste elegido, va a suceder por sí solo
y seguirá sucediendo hasta que te mueras
o hasta que muera en vos.
No hay otro camino. Y nunca lo hubo.

3 comentarios:

Lucas Müller dijo...

Pese a la traducción media extraña (un acento muy porteño) me encantó!
Si tenés tiempo para leer pegate una vuelta por mi blog: www.ciudadtoska.com.ar
Saludos!

Fernando Oliva dijo...

Yo estoy arrancando en este mundo también y algún día cumpliré mi sueño: http://quieroserescritor.net/acerca-de/
Se aceptan todo tipo de opiniones!

Eugenia Timofeeva dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Soy escritora novel y todavía no llevo mucho tiempo en este mundo, por ello aún creía que había algún secreto más, pero cada vez más me aseguro de que tan solo hay un secreto para escribir bien. Y este secreto es sentirlo, muy, muy dentro. Así nació mi libro "Las cenicientas existen", un libro de superación personal para las mujeres. La verdad es que las palabras brotaban como agua. Yo lloraba, yo reía, yo sentía tanto cuando lo escribía. Y todavía de vez en cuando me asomo a sus páginas y me emociono, lo siento. No me importa no haber ganado ni un duro. Lo que me importa es haber ganado y seguir ganando lo más preciado en esta vida, la felicidad. Gracias.