domingo, 14 de septiembre de 2008

Ana María Shua se inspira leyendo otro autores, y luego corta y cosa

"Cuando escribo cuentos breves leo muchos cuentos breves. Es un género que la gente considera raro pero que en realidad en la literatura argentina hay ejemplos importantísimos: el género amado por Borges y Bioy Casares , por Cortázar. Otro de mis autores favoritos es Henri Michaux . Lo que voy leyendo me va dando ideas para escribir. Primero toman forma en mi cabeza, los escribo y reescribo varias veces, pero la versión final no es muy diferente de la primera . Generalmente nacen breves y más o menos con las características que hay van a tener. Pulo, quito el lenguaje, busco alguna palabra más exacta. Es lo único que escribo a mano en un cuaderno, después los paso. Las cosas se me ocurren en el horario de escribir. ("Página 12", 25/9/94)

"Como el doctor Frankestein, corté, cosí, uní trozos de personas reales hasta formar esos monstruos que no deberían obedecerme , monstruos creados para la rebelión , Golems de papel que sólo cuando escapan de las órdenes de su amo se convierten , exactamente como el monstruo de Frankestein , en personajes .
Cortar y coser : para quien comparte los recuerdos de un escritor (familia , amigos) debe producir cierto efecto de mareo la recombinación de partes de la realidad que se produce en sus textos. A veces Y los otros. Los personajes que sí robamos de este mundo . Ese señor al que miramos apenados pensando qué va a ser de vos, hermano, cuando te escriba . Apenados por nosotros mismos, por supuesto , escritores, ratas , vampiros de la vida.Polvo eres , y a la literatura volverás . En el mejor de los casos.(”Página 12", 6/3/94)