miércoles, 24 de septiembre de 2008

Miguel Briante , el del tono rápido

"Siempre se plantea el mismo problema,: ¿cómo empezar? En prosa , yo escribo bastante embalado, después corrijo. Cuando era chico escribía de un tirón. El cuento "Kincón", "Habrá que matar los perros" los escribí un día. Corregía menos, ahora corrijo más. Será porque después uno sobreabunda en lenguaje, hace un lenguaje limitado, mira hasta ahí, dice la justa historia, y después ya se embala, hace literatura y tienen que corregir más. Me pasa ahora cuando escribo notas. Lo trabajo mucho en la cabeza hasta que encuentro el tono. El arranque que da el tono me lleva media hora. Entonces yo creo que el trabajo es anterior, es no poder dormir antes de empezar un texto, o dormir más de lo necesario. Con la literatura en este momento no tengo el relato que me diga esto es así, tengo material. Además soy más escritor que crítico de arte" "Página 12", 26/9/93