domingo, 14 de septiembre de 2008

Una necesidad tan grande como el hambre o la sed

"Jane Austen no era apreciada por sus descendientes. Eso sólo muestra que uno puede hacer un gran efecto mundial, y sin embargo tristemente puede no causar ninguna impresión entre los miembros de su propia familia.”
"Por supuesto que todo el mundo tiene algo de instinto creativo. Es más divertido inventar que copiar. Creo que el instinto creativo llega a su cima a los veinte años y luego, a causa de que era meramente un producto de la adolescencia, algunas veces a causa de los asuntos de la vida , la necesidad de tener que trabajar , no deja tiempo para ejercitarlo, languidece y muere. Pero en muchas personas, más de los que conocemos, continúa pesándoles o encantándolos. Se convierten en escritores porque tienen una compulsión adentro suyo. Pero desgraciadamente, uno puede tener el instinto creativo fuertemente desarrollado y aún así no tener la capacidad ce crear nada interesante.
¿Qué es lo que debe combinarse con el instinto creativo para permitirle al escritor producir un trabajo valioso? Bueno, supongo que es la personalidad. Es una idiosincrasia que posee que le permite ver en una manera peculiar y suya. Puede ser una personalidad agradable o desagradable, eso no importa. Ni tampoco importo si él ve en una forma que la opinión común no considera ni justa ni verdadera. Lo único que importa es que el vea con sus propios ojos , y que sus ojos le muestren un mundo peculiar a él mismo. A usted puede no gustarle la manera en que ven al mundo , por ejemplo, Stendhal o Flaubert, y su trabajo puede ser desagradable para usted , pero usted difícilmente pueda evitar impresionarse por la fuerza con la que lo presentaron ; o a usted puede gustarle su mundo, como el de Fielding, Jane Austen o Dickens , y entonces lo llevará en su corazón. Eso depende de su propio temperamento. No tienen nada que ver con el valor del trabajo de ellos.No creo que a nadie que haya leído lo que tenía que decir acerca de estos diez autores se le haya escapado darse cuenta de que fueron todas personas marcadas y con una inusual individualidad. Por supuesto que tenían su instinto creativo fuertemente desarrollado , y todos tenían pasión por escribir. No digo que no les resultara difícil escribir . No es fácil escribir bien. Nadie escribe tan bien como quisiera ; sólo escribe tan bien como puede. Flaubert encontraba una terrorífica las de satisfacerse a sí mismo; y tanto Tolstoy como Balzac escribían, reescribían y corregían casi infinitamente. Aún así, escribir era su pasión. No sólo era el negocio de sus vidas, sino una necesidad tan urgente como el hambre o la sed.”Great novelists and their novels", ///John C. Winston Company , 1948