domingo, 14 de septiembre de 2008

Olga Orozco escribe lo que sueña

“Escribo por la mañana, pero no trabajo rutinariamente. Trabajo cuando siento el impulso, cuando siento que algo llama a mi puerta y entonces abro y lo dejo pasar. Puede venir de una música, de una lectura. Y veo eso que está allí, a la entrada; y veo eso allá, otra puerta de salida que es el final de un poema. Ahora, el resto es un camino misterioso que voy tanteando a oscuras. El tiempo cronológico no existe. Nunca he terminado un poema en diez minutos o en un día, siempre son varios días. Solamente tengo dos poemas hechos en un rato porque surgieron de un sueño. Uno se llama Para Emilio en su cielo y el otro es Habitación cerrada.” (Periódico “De Libreros”editado por el Grupo Libros, 1998)