domingo, 14 de septiembre de 2008

Reina Roffé: somos todos muy neuróticos

Siempre estoy luchando con una novela imaginaria que queda siempre inconclusa . Hasta ahora no he podido escribir la novela que yo imaginaba. Siempre creo que con la próxima novela lo voy a lograr. Lo que pasa es que uno está enamorado de lo que está escribiendo, no de lo ya escrito.
"El lector tiene para mí una importancia fundamental, porque escribo para el lector, no para mí misma . La preocupación por el lector es constante, antes, durante y después. Pero, para ser absolutamente sincera , cuando estoy escribiendo, mi referencia son dos o tres amigos míos con los que siento que hay vasos comunicantes muy fuertes.Para escribir, la condición ideal es el estado de ocio: estar en casa arreglando las plantas o estar paseando, en un café. El ocio es lo más productivo para escribir .
"Prefiero trabajar por la mañana, porque voy elaborando cosas a la noche: durante la noche mi cabeza no para. Cuando me despierto es el momento de recoger todo ese material. Lucho mucho para disciplinarme porque hay que estar un poco loco para escribir, sobre todo una novela, que es un texto de largo. Hay que ser muy neurótica , se necesitan muchas horas de encierro. Es una lucha constante porque la vida tienta constantemente a salir.("Página 12", 19/6/94)