domingo, 14 de septiembre de 2008

Doris Lessing

Prefiero escribir a la mañana, a mano, de ocho a doce. Pero supongo que esto no significa nada. Es una cuestión sin importancia, de costumbres. Hay escritores que , sorprendentemente, prefieren escribir por las tardes. Hay escritores que disfrutan de una vida social .Yo no. De otro modo no podría hacer mi trabajo. (“Página 12", Octubre '93)